Han pasado seis días desde que me quité el primer peso de encima. Seis días en los que compensar una dedicación casi exclusiva a la tesis. Y es que por ejemplo, las pelusas estaban ahí en las esquinas esperando a que me despistara para hacerse con las escrituras de la casa.Tengo una teoría al respecto del pelusón de las esquinas: una vez formado hace las veces de vórtice que actúa como aspiradora. Cuando acabe con esta tesis ya haré mis experimentos.

Además me he estado cuidando la distensión del tobillo, que me ha llevado varias horas de sesiones de fisioterapia y otras muchas de gimnasio a ver si en breve puedo volver a competir y mantener ese pichichi que tanto me ha costado.

Me he puesto al día con la asignatura del segundo cuatrimestre y he vuelto a la vida social. Unos cuantos días de cervezas, risas y reencuentros que me han venido muy bien para acometer la segunda etapa de la tesis con éxito.

Para los que creyeran que todo había acabado ya, os equivocáis. Una tesis tiene muchas etapas compuestas principalmente por generar ideas, vomitarlas, volver a generarlas, vomitar más ideas, pervertirte para venderlas bien y entre medio todo va mezclado con burocracia que hace que pierdas el calentón. Cuando no es algún ente público pidiendo el enésimo informe de seguimiento para ver si has cumplido con un proyecto que a lo mejor todavía ni han pagado, a ver si te recortan por algún lado, es un procedimiento administrativo que ha cambiado y que ahora es más simple y más difícil al mismo tiempo. Y es que esta semana he estado enterándome de los procedimientos necesarios de aquí a acabar la tesis. El primero de ellos es cambiar el título de una tesis. Es de lo más normal hacer esto, y pocos conozco que no hayan hecho el cambio. Y la razón es bien sencilla. Cuando comienzas una tesis haces un proyecto que presentas en el registro y en el que se propone un título para la tesis. Pero el título sólo refleja el problema a resolver. La solución es parte de la tesis y sólo se conoce plenamente al final. Y aunque se parta de una hipótesis, siempre hay variaciones. Una vez acabas, la tentación de poner un título que te cuente lo que has hecho realmente es importante. Después de años de trabajo quieres rematar bien la faena. Si no tienes la misma sensación que cuando lees títulos traducidos al castellano de películas americanas: Jungla de cristal (Die hard) o soñando, soñando...triunfé patinando (Ice princess). Sólo genera confusión.

Pues leyendo el procedimiento y haciendo una encuesta entre compañeros que han presentado su tesis hace bien poco, el cambio dura entre uno y dos meses. Y hasta que no se confirme no se puede inscribir la tesis. Resulta que el procedimiento es el mismo que para cambiar de tutor, de tesis y de todo. Eso es lo que se llama sobredimensionar el problema. Hace ya algún tiempo resolvimos este problema con los proyectos final de carrera permitiendo la modificación del título en el momento de la entrega. Pero no, aquí han hecho un cambio cada seis meses de la normativa pero siguen dificultando la vida y haciendo a la Universidad aún más pastosa de lo que es en lo que a procedimientos se refiere. Pero como siempre hay un conducto alternativo que sólo descubres si llamas por teléfono: puedes entregar dos papeles en lugar de uno que aceleran el proceso y en 10 días tienes el cambio. ¿¡Pero no pueden ponerlo por escrito!? Así que mañana mismo me pongo con el asunto y gestiono el resto de papeles para hacer la prelectura de la tesis en unos 15 días aproximadamente. Una vez realizada podré depositar la tesis, esperar 15 días hábiles a que se confirme el tribunal, esperar otros 10 días hábiles y presentar la tesis. Con feria y semana santa por medio, no podré defender mi tesis hasta finales de mayo como muy pronto. Así que os iré contando las peripecias para que los que vengáis detrás mío a presentar vuestras tesis sepáis a qué ateneros.

Y por supuesto ahora que me he desintoxicado de tecnología durante unos días, volveré a darle caña a esto. Tengo un par de desvaríos pendientes para completar mi trilogía anti-JCRs. Y algunos candidatos a 21 días. Espero abrir una votación a ver cuál de ellos os gusta más. Pero eso será dentro de un rato. Hoy toca terminar el descanso del campeón.

Y como no podía ser menos como buen gaditano, me despido con un ¡Viva La Pepa!

18 marzo, 2012

Posted In: Tesis

One Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.