Quedan unas pocas horas para el final del reto. En los últimos dos días le he dado un buen repaso a capítulos que llevaban 1 año escritos y que estaban desfasados respecto a la nueva propuesta. Exige menos cerebro que capítulos anteriores pero después de 19 días seguidos currando, mi actividad cerebral está bajo mínimos. Los chinos abren 16 horas diarias y todos los días. Estoy seguro de que si tuvieran un trabajo 100% intelectual no echaban más de 4 horas al día. Le voy a mandar un correo a unos chinos con los que publiqué un artículo en JCR a ver cómo lo hacen. Menos mal que tengo la tranquilidad de que soy consciente de que nunca estará la tesis a mi gusto aunque me tire 10 años más trabajando. Y como en algún momento hay que parar, el lunes es el último día.

Hoy he estado en la Escuela por la mañana. Sí, un sábado. Creo que nuestra Escuela es de las pocas en las que todavía hay profesores que somos tan idiotas como para trabajar sin que nos lo reconozcan ni paguen. Sólo hay que mirar el registro de entrada para ver la gran afluencia de profesores en días de descanso. Y allí estaba yo sumando. He aprovechado para ir por quitarme de casa. Es importante separar trabajo y descanso lo máximo posible ahora que las fuerzas flaquean. Aprovechando que la piscina del SADUS me coge a mano y que necesito moverme un poco he estado a las 9 en punto que abrían para hacerme unos largos y llegar un poco más fresco al despacho. Ha cundido la visita y he corregido muchas cosas que estaban mal en mis mapeos a lógicas varias. Además he cambiado el aspecto gráfico de la tesis por enésima vez y creo que ya la definitiva. Había problemas técnicos que seguro que iban a dar la cara en la imprenta. Pensaba arreglarlos el lunes, pero hoy he aprovechado un momento de cerebro ausente para estas cosas.

Ya no me queda otra que ir alternando actividades de baja intensidad cerebral con otras más exigentes. Del powerpoint al Texshop. Así va a ser mi domingo. Y mi lunes. Entre las cosas que me faltan tengo que poner frases célebres al inicio de cada capítulo. Tengo algunas interesantes pero todavía me falta alguna así que acepto sugerencias. Además tengo que escribir los agradecimientos, prefacio, prefucio y todas esas cosas que hacen que una tesis no se acabe ni cuando se acaba.

Así que hoy toca entrada de blog apática, con poca chispa, la que me queda. Es lo que tiene no desconectar. Chica la fiesta del lunes por la noche. Y la del martes. Id liberando agendas, que vuelve el tito Pablo.

10 marzo, 2012

Posted In: 21 Días, Tesis

2 Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.